sábado, 24 de junio de 2017

[Reseña #103] Mr. Vertigo, de Paul Auster

El deseo de volar. Un huérfano de nueve años. La ciudad de Saint Louis. Los años veinte. Un judío de origen húngaro, mitad místico, mitad prestidigitador. Una granja perdida en las praderas de Kansas. Ritos iniciáticos. Una anciana india que trabajó en el espectáculo de Buffalo Bill. Un joven etíope. El Ku Klux Klan. Las ferias, los circos. El despertar de la sexualidad. La Depresión. Hollywood. Los gángsters de Chicago. Un jugador de béisbol en decadencia. La Segunda Guerra Mundial. El fin de la pubertad... Y un anciano que recuerda.
Ésta es la historia de Walt, el niño al que el Maestro Yehudi enseñó a levitar y a volar. La historia de un adolescente que se convierte en adulto y pierde la magia. La historia de un hombre que trata desesperadamente de reencontrar el sentido de su existencia. La historia de un país, Estados Unidos, desde los «felices años veinte» hasta la dura posguerra. Una vez más, Paul Auster, dueño de una prosa admirable y de una poderosa imaginación, logra atrapar y fascinar al lector con una novela que toma como punto de partida uno de los más ancestrales sueños del ser.
Este libro es el segundo que llega a mí a través de amigos de la facultad, esta vez una de las chicas, que un día me preguntó si quería que me prestase un libro de Paul Auster, y yo nunca había leído nada de él ni conocía su pluma ni mucho menos, pero me dije "ya fue" y le dije que sí. Después de American Gods, tenía ganas de leer algo un poco fuera de lo que es YA, así que fue mi oportunidad perfecta. Menos mal que le di una oportunidad, porque lo valió totalmente.

Walter es un chico de 9 años en una situación complicada. No conoce a su padre, su madre falleció, sus tíos ya no quieren cuidarlo, su tío lo golpea, tiene que trabajar en la calle para poder sobrevivir...como dije, situación complicada. Pero un día, mientras trabaja, aparece un señor bien vestido que le dice "te vengo a buscar para que vengas conmigo así te enseño a volar". Y claro, Walter tendrá 9 años pero no es idiota así que lo mandó por allá lejos donde está sobrepoblado, pero el viejo insistía e insistía, y le dice "pero tu tío te vendió, así que te tenés que venir conmigo". Y kaboom, la vida de Walter se dio vuelta totalmente porque el viejo loco le prometió que le iba a enseñar a volar y el tío lo vendió como vaca para el matadero.
Imagen relacionada


Me costó al principio lograr leer bastante de una vez. Leía en el subte desde que me subía hasta que me bajaba, más o menos 40 minutos, pero eso era todo. En ese tiempo tenía suerte si llegaba a leer más de 20 páginas por vez, y me frustraba saber que era un libro tan corto pero que me costaba tanto avanzar. Eso fue hasta que lo terminé y tuve un par de días para pensar en lo que fue esta lectura, y me di cuenta que me costaba avanzar porque te tira mucha información a la vez. El libro nos explica toda la vida de Walter, por lo que tiene que mostrarnos lo que lo hace ser quién es en pocos párrafos, y te larga una bolsa entera de información en tres páginas. Necesitaba tiempo para analizar lo que había pasado, para incorporarlo y entender lo que Walter estaba viviendo. Porque ese es otro detalle, no te da todo en bandeja de plata, sino que deja cosas para que las entiendas. Te da las pistas y espera que vos lo entiendas, entonces también necesitaba un poco de tiempo para pensar en si entendí bien y qué significaba lo que había entendido.

Me encantó su estilo, su pluma, porque me pareció tan única, encontrando la manera de explicarte muchísimo sin decírtelo del todo, de darte a entender detalles y dejar que tu mente llene los espacios en blanco.

Los personajes me parecieron geniales, como si los hubiera sacado de su rutina para meterlos en un libro y que pudiéramos ver su vida. Me molestaba Walter por momentos, pero en su mayoría fueron momentos de cuando era más joven y tenía mucho por aprender de sí mismo y de lo que la vida que le había tocado tenía para ofrecerle. Disfruté mucho el hecho de que pude llegar a conocer a todas las personas que cruzan la vida de Walter a un nivel de profundidad importante, incluso si tenemos en cuenta que el narrador es el mismo Walter, por lo que solo podés ver a través de sus ojos.

Un detalle que amé, aunque no es del libro en sí sino de la copia que leí, fue tener la posibilidad de, a medida que iba leyendo, ver las anotaciones de la persona que lo leyó antes. No sé si las anotaciones fueron de esta chica que me lo prestó o de alguien más, pero me encantó leerlo así. 

En conclusión, este libro es todo un viaje, un viaje de toda una vida (literalmente). No sé si lo habría leído siendo más joven, o si lo hubiera hecho, dudo que me habría gustado como lo hizo. Eso sí, me dejó agotada y no pude leer nada más por unos cuantos días, pero lo vale, porque te ayuda a ver tantas cosas que uno no nota de la vida cotidiana, que lo recomendaría muchísimo, solo que para determinadas personas.

Puntuación: 4.5/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...